Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.
Para más información lee nuestra política de cookies.

No puede realizar pedidos desde su país. United States

¿Cómo cocinamos?

100% natural

Cebalovers solo cocina productos naturales, en nuestras listas de ingredientes no verás ningún número: ni colorantes, ni potenciador del sabor, ni conservantes de ningún tipo.

Los sofritos se elaboran con cebolla nacional, aceite de oliva virgen extra, sal marina y le añadimos curry, pasas, piñones, laurel, vino blanco, vino moscatel, etc., para que tengas el sofrito ideal en función del tipo de receta que vayas a cocinar.

Para preparar la cebolla deshidratada la lavamos, la cortamos y la secamos durante unas horas en un túnel de aire caliente. Nada más. De este modo, muy lentamente, eliminamos su contenido de agua pero manteniendo sus nutrientes, olor, color y sabor característicos. Amamos la cebolla, ¿te lo hemos dicho?



Como en casa

Los sofritos Cebalovers se preparan igual que en tu cocina: se limpia la cebolla, se corta, se incorpora con el aceite y la sal a una cazuela donde se va pochando muy lentamente, en nuestro caso varias horas a baja temperatura. De este modo pierde agua y casi el 70% de su volumen pero mantiene sus propiedades y va tomando ese color tostado y el inconfundible aroma que nos resulta tan familiar y delicioso.

En el caso de los deshidratados, no suelen prepararse en casa, pero no hay forma más simple y natural de preparar alimentos para su conservación que dejándolos secar. La deshidratación te permite tener siempre a mano, y en cualquier momento, cebolla para cocinar: tanto cortada como en polvo.



Cómo se conservan nuestros productos

Todos nuestros productos son de larga vida, normalmente recibirás todos nuestros productos con un año de vida por delante, en ocasiones más, pero no utilizamos ningún conservante. ¿Cómo es posible? Muy sencillo; una vez cocinados y envasados los sofritos son esterilizados a presión para garantizar que durante largo tiempo estén como recién hechos.

La cebolla deshidratada, por el simple hecho de haber eliminado el alto contenido de agua, garantiza la no proliferación de microorganismos con lo que se consiguen las condiciones idóneas para mantener intactas las propiedades de la cebolla durante largo tiempo.